Inicio
Galería fotográfica Pozo Bajo
Pozo Bajo: desde el exterior

El pozo-fuente original se construyó en la época árabe. Posteriormente, todavía en época medieval, se realizaron algunas modificaciones. Es en esta época cuando se traza su característico arco de medio punto.

La construcción del pozo es de sillería y sus muros están recubiertos con mallacán. En 1945 fue revestido con cemento y material de desecho para nivelar los muros. Tiene una longitud de 26 metros y una profundidad de 10. Hay un largo tramo de acceso sin cubrir. Tras este primer tramo hay otro cubierto de unos 5 metros y a continuación, otro de unos 3 metros completamente excavado en la roca bajo su arco de medio punto.

Pozo Bajo: escalera

Una de las características más sorprendentes son sus escaleras. Éstas se encuentran cobijadas bajo un largo pasillo abovedado. Se dividen en varios tramos, que coinciden con los tramos de la bóveda que las cubren. Su ancho es irregular y oscila entre 2.5 y 2.4 metros.

Pozo Bajo: bóveda

El pozo ha proporcionado agua a los habitantes de Lagunarrota durante muchas generaciones. Desconsideradamente después de tan largo servicio, no hace muchas décadas, quedó fuera de utilidad.

El 5 de marzo de 2001 se inició el proceso de restauración. La mancomunidad del Somontano, por iniciativa de la asociación de vecinos, emprendió tal obra. Sorprendentemente, después de tantos años olvidado, los vecinos del pueblo y de localidades cercanas empiezan a visitarlo y valorarlo en su justa medida. Las obras consistieron en la limpieza y acondicionamiento del entorno, mejora de los accesos, restauración de la bóveda y paredes exteriores, además de la construcción de un recubrimiento exterior.