Inicio
Galería fotográfica La Cruz

En los albores de la Reconquista, a medida que los pueblos se iban arrebatando a los musulmanes, se generalizó la costumbre de colocar cruces alzadas en las encrucijadas, caminos, entradas a las villas y lugares, cementerios y recintos de las Iglesias.

Aunque, el origen es pagano, anterior al cristianismo, posiblemente de origen celta como nos explica el especialista en símbolos Juan Eduardo Cirlot, los motivos de su posterior construcción son diversos, pero predomina la simbolización de la fe cristiana del territorio. Invocaban la protección divina y eran un saludo al caminante, dándole a entender que se encontraba en tierra cristiana. También se construyeron por ofrecimiento o para que rueguen por el alma de quien la construyó. También servía como indicador de un lugar especial de culto o un espacio sagrado con una energía especial.

En algunas es costumbre su uso como parada tradicional en procesiones o entierros. También pervive su uso como vía crucis y la tradición de colocar flores o velas. Otras tradiciones están menos arraigadas, como es el uso curativo de enfermedades o el "mal de ojo".

De esta forma nacen los cruceiros en Galicia, los santuchos en Cantabria, los humilladeros en Aragón o los pairones (o peirones) y cruces de camino.

En Lagunarrota, en la plaza San Gil, podíamos contemplar un buen ejemplo de esta singular construcción. Similar a otras cruces de pueblos cercanos, estaba construida en piedra y rondaba los 3 metros de altura por 2 metros de envergadura en la parte inferior. Estaba formado por unas gradas-escalones en la base, un pedestal donde se apoyaba una columna o fuste y una cruz de hierro símbolo de la Orden de Calatrava.

Piedras de La Cruz vieja

Es conocido que durante la Guerra Civil sufrió importantes daños y que algunos de sus componentes desaparecieron bien como escombros o bien porque algunos particulares se adueñaron de ellos. Posteriormente se reconstruyó para que en el año 1980, y motivado por la primera fase de pavimentación de las calles se procedió a su destrucción definitiva. De esta pérdida se conoce el paradero de algunos de sus componentes como son: las dos piedras que formaban la base donde apoyaba la columna (una de ellas con un año grabado) y que se encuentran como decoración en las recien acondicionadas "Estapietas" y por otro lado la Cruz de hierro, símbolo de la Orden de Calatrava, recuperada de entre el material de escombro.

La Cruz

Entre abril y mayo del año 2007 y tras 27 años olvidada, por fin se reconstruye La Cruz. Se ubica igualmente en la Plaza San Gil, aunque desplazada del lugar original, para facilitar la circulación en la plaza.

Desde este sitio queremos recomendar la lectura de los relatos de nuestro amigo Berbi. En el rincón de Berbi podeis encontrar uno de ellos dedicado a La Cruz de Lagunarrota titulado La señal de la cruz.