Inicio
Introducción

Lagunarrota está situada en la Comunidad Autónoma de Aragón, en la zona central de la provincia de Huesca, a 50 km de su capital, en los límites de la comarca del Somontano, en las coordenadas geográficas: Latitud Norte: 41º 55' 34'' - Longitud Oeste: 0º 00' 32''

En un radio de unos 20 kilómetros se localizan núcleos oscenses tan importantes como Barbastro, Monzón o Sariñena. Limita al norte con Berbegal, al este con Morilla, al sur con El Tormillo y al oeste con Peralta de Alcofea. Aunque no disfruta directamente del caudal de un río, en un entorno cercano fluyen el Cinca, Alcanadre, Guatizalema, Flumen, Vero y el barranco de La Clamor produciendo acuíferos que han originado numerosos pozos.

Para llegar a Lagunarrota se puede acceder desde Berbegal por medio de la carretera local HU-852 de 4'5 km. Y también se puede acceder por otra de más reciente construcción de 5 km que lo une a Peralta de Alcofea, cabecera del municipio.

El pequeño relieve montañoso en el que está situado (493 metros sobre el nivel del mar) convierten a la localidad en un espléndido mirador sobre el paisaje oscense. Desde el núcleo urbano, se puede observar al norte las Sierras exteriores Pirenáicas, y hacia el sur, las zonas desérticas Monegrinas.

Según los datos del catastro de rústica, el término tiene un total de 2.283'5 hectáreas, todas de secano.

El ecosistema que se puede encontrar es el compuesto por los campos de cultivo, almendreras (almendros), oliveras (olivos), huertos, cereal, etc., con lindes y bosques de carrasca (encina) y coscollo (coscoja) sobre todo en las partidas del Carrascal y de Peña Blanca. También se pueden contemplar unos hermosos pinares desde la partida de Peña Blanca sobre el monte de Odina. Este medio tan frecuente en cualquier recorrido por la zona, ofrece un auténtico paseo ornitológico: desde el habitual gorrión hasta el buitre leonado, pasando por el azor, perdiz, etc..

La población disminuye año tras año, los jóvenes han abandonado el pueblo en busca de un lugar de trabajo y los más mayores lo han hecho por la falta de atenciones primarias. Ha mantenido escuelas públicas hasta 1996, año en el que se tuvieron que cerrar por falta de alumnado.

Las numerosas balsas o lagunas existentes en el término han dado origen al topónimo del pueblo. El origen es latino y está formado por la composición de los vocablos lacuna (laguna) y rupta (rota). Variantes del mismo a lo largo de la historia son: Lagunarrota (1272), Lagunarota (1210, 1206), Laguna Rota, Lagunarupta (1198), Lacunarota (1203, 1194), Lacunarrota (1178), Lacuna Rota y Lacunarupta (551).

Como gentilicio se usan las siguientes variantes: lagunarrotense, lacunarrotense y lagunarrotano.

Lagunarrota es conocido por el peculiar apodo de pesalaires. Al parecer, se dice que es el lugar en donde se pesaba el aire antes de enviarlo a Monesma. También se lo conoce como el pueblo de las brujas.