Musica | Inicio
  Romance de Santa Águeda   Fin  
Saludemos con fervor
la imagen de Santa Águeda,
con alegría y contento,
con todas mis compañeras.
Santa de tanto mérito
no hay ninguna que te pueda,
con el aire de tus plantas
vas quebrantando la tierra.
Tu barba es una manzana,
dichoso el que la venera,
tu boquita un vaso de oro
tus dientes menudas perlas.
Santa Águeda es muy bonita,
construida en Olot,
y ha tomado posesión
en el pueblo de Lagunarrota.
Águeda, flor de las flores
y de las flores más bellas,
primavera de los campos,
entre rosas y azucenas.
Llevas sandalias abiertas,
como todas pueden ver
al pasar a venerarte
a la adoración de pies.
Tus mejillas son dos rosas,
mira cómo colorean;
tu nariz es una fuente
que oro fino mana en ella.
Águeda, flor de las flores
y de las flores más bellas,
primavera de los campos,
entre rosas y azucenas.
Mira quién te viene a ver,
unas que mucho te aprecian,
a traerte la embajada
y a darte la enhorabuena.
Tus vestidos de colores,
bordados en oro y seda,
llevas palma de martirio,
tus pechos en la bandeja.
Tus ojos son dos luceros
que se han bajado a la Tierra,
y ésa tu frente espaciosa
con tus dos menudas cejas.
De la flor del tremoncillo
sale la miel y la cera
para cantar el romance
es preciso la vihuela.

  Inicio